Terapia de Flotación

Historia

La flotación como terapia fue inventada, hace más de 50 años, por John Lilly en el Instituto Nacional de Salud Mental en Bethesda, U.S.A

Lilly estaba interesado en la fisiología y la psicología de los estados meditativos cuando comenzó a trabajar sobre los efectos de la flotación y la privación sensorial.

Años después, numerosas investigaciones científicas han demostrado que unos cuantos minutos en un tanque de flotación permiten a una persona alcanzar altos niveles de relajación. Para llegar al mismo estado, una técnica clásica de meditación puede demandar muchos años de práctica.

Hoy organismos como la NASA utilizan, para sus investigaciones y entrenamiento, tanques de flotación gigantes para simular la ingravidez y el aislamiento.

terapia de flotacion

 

Que podés elegir

Antes de comenzar la sesión se debe disponer de unos minutos para tomar una ducha.

Luego se ingresa al tanque o flotario. Para la experiencia podemos elegir: 

  • Escuchar música o disfrutar de la calma y silencio absoluto.
  • Se puede elegir flotar a oscuras o con luz
  • Dejar la compuerta abierta o cerrada

terapia de flotacion

Tan sólo hay que introducirse en el flotario, cerrar los ojos y sentir el bienestar que proporciona el ambiente cálido y silencioso. Poco a poco y de forma natural, el cuerpo comienza a relajarse bajando el ritmo cardíaco y respiratorio, hasta llegar a una fase de relajación profunda.

Aislarse del mundo exterior

La oportunidad de aislarse completamente del mundo exterior

      Una sesión de flotación consiste en flotar sin esfuerzo dentro de un tanque de flotación o flotario que contiene en su interior 600 litros de agua y 350 kilos de sales Epsom. Estas permiten al cuerpo flotar como si fuese un corcho en una profundidad de 30 centímetros, provocando la misma sensación que produce bañarse en el Mar Muerto.

      El tanque de flotación es bastante más grande que una bañera normal.
Está diseñado para que el cuerpo permanezca aislado del entorno, gracias a:

  • La temperatura de la solución, que se mantiene al mismo nivel que la del cuerpo logrando la sensación de que éste desaparece.
  • La intensa reducción de las señales transmitidas al cerebro por el sistema nervioso central.

       Este efecto de ingravidez provocado por la solución en la cual se flota libera el poder amplificado del cerebro, mejorando la organización del mismo y permitiendo ver mejor los pensamientos. A su vez, el ambiente cálido e ingrávido y el silencio absoluto permiten una desconexión tal con el mundo cotidiano, que el cuerpo y la mente se recuperan del estrés acumulado durante la jornada.

Duración y efectos

Las sesiones pueden tener diferente duración. Lo más aconsejable es flotar aproximadamente entre 30 y 50 minutos, lo cual equivale a 8 horas de sueño profundo o 4 horas de masajes. Esto es posible debido a que durante la flotación, el cerebro deja de estar pendiente del equilibrio, la posición del cuerpo, los sonidos, los objetos en movimiento, entre otras distracciones.

En el tanque de flotación se elimina casi el 90% de la carga de trabajo del cerebro, permitiendo al cuerpo relajarse totalmente y eliminar la tensión. Estos efectos se notan al instante, no obstante, para que sean más intensos se aconseja realizar varias sesiones cada una o dos semanas.

A – Relajación física y mental.
· Reduce el estrés.
· Produce una disminución de la tensión muscular y dolores crónicos como pueden ser una migraña, asma y artritis.

  • Ayuda en la rapidez de la recuperación física y la rehabilitación de lesiones.
    · Reduce la depresión y problemas de ansiedad.
    · Mejora el sueño.
    · Aumenta la concentración y la creatividad.
  • Se puede utilizar en conjunto con programas de reducción de peso,  consumo de tabaco y otras adicciones.
    · Atletas profesionales la utilizan para entrenamiento y rehabilitación debido a que disminuye el ácido láctico en tejidos y sangre.
    · Mejora la circulación y la distribución de oxígeno.
    · Reduce la presión arterial y el ritmo cardíaco.
    · Proporciona un espacio para la exploración interna y la meditación.
    · Refuerza el sistema inmunológico, la sensación general de bienestar y la confianza en uno mismo al liberar endorfinas.

. Posibilita  aprender de manera efectiva utilizando grabaciones, para dejar de fumar, comer, aumentar autoestima y otros.             · Tonifica la piel y la suaviza gracias a las sales Epsom

Beneficio para deportistas

andy-murray
El Instituto Australiano del Deporte (AIS) ha estado utilizando tanques de flotación con tres propósitos específicos: promover la recuperación física, acelerar la rehabilitación de lesiones, y para el entrenamiento y la programación neuro-
muscular.  

Algunos de los efectos principales sobre el rendimiento físico son:

Reducción del ácido láctico, cortisol y adrenalina en sangre

Cuando la demanda de energía en los músculos es superior a la disponibilidad de oxígeno en sangre se produce un aumento de la concentración de lactatos. Esto puede generar fatiga, dolor y lesiones musculares. También puede obstaculizar la capacidad del atleta para pensar con claridad.

Durante la flotación se activa la respuesta de relajación de manera espontánea; la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, los niveles de cortisol, ácido láctico y adrenalina disminuye reduciendo la tensión muscular, contracturas, el tiempo de recuperación y el riesgo de lesiones

Recuperación de lesiones

La relajación profunda acelera la recuperación de lesiones. Fisioterapeutas, osteópatas, quiroprácticos, acupunturistas y masajistas han encontrado que la recuperación se acelera si la persona flota previamente a sus tratamientos.

Esta relajación ayuda a reducir los tiempos de descanso entre sesiones de entrenamiento, resultando en mejor rendimiento.

Desarrollo muscular

Experimentar la ingravidez durante una flotación, luego de un entrenamiento intenso, relaja profundamente todos los grupos musculares permitiendo un desarrollo más rápido.

Prevención de lesiones

La mayoría de las lesiones deportivas no se producen a través de un contacto físico directo sino debido a una alta tensión muscular producto del esfuerzo y la fatiga.

Durante la flotación, la tensión muscular se reduce significativamente, incluso en sesiones cortas, disminuyendo sustancialmente el riesgo de sufrir lesiones.

Convalecencia y el alivio del dolor

El psicólogo Thomas H. Fine del Colegio Médico de Ohio asegura que “prácticamente la totalidad los pacientes que sufren de dolor crónico afirmaron haberse olvidado de su dolor durante sus sesiones de flotación.”

Rendimiento mental y psicológico

La Terapia de flotación como técnica individual o en combinación con otras aumenta y mejora notablemente el rendimiento deportivo.
Ayuda en el aumento de la confianza, mejora la concentración, ayuda a disminuir los niveles de ansiedad, entre otras.

Todo desempeño atlético depende de una combinación de habilidades físicas, mentales y emocionales.

1363903173785

 

B – Tratamiento para enfermedades

  • Dolores lumbares
  • Ciáticas.
  • Problemas musculares y dolor crónico. ·
  • Fracturas.
  • Alargamiento de la columna vertebral ·
  • Ayuda a tratar la depresión, la ansiedad y el miedo. ·
  • Hipertensión. ·
  • Alivia las molestias provocadas por el asma y la artritis. ·
  • Dolores de cabeza crónicos. ·
  • Ayuda en el tratamiento de adicciones.

Acerca de la Fibromialgia


La fibromialgia es un síndrome caracterizado por el dolor crónico, dolor en los músculos, tendones y otros tejidos conectivos. Afecta a millones de personas en todo el mundo y es tratable, pero no se sabe si es curable.

Una investigación internacional reciente demostró que la Terapia de Flotación puede ayudar a pacientes que sufren de estas manifestaciones, a relajarse, controlar el dolor y realizar tareas que normalmente son difíciles.

 23 personas voluntarias realizaron una prueba de 3 sesiones de flotación durante una hora cada 5 y 7 días.  Antes y después de las sesiones realizaron un resumen con los ítems relacionados a su bienestar físico y emocional. Enumerando del 0 al 10 los niveles de estrés, dolor, tensión muscular, capacidad de movimiento, energía, bienestar, relajación, tristeza y ansiedad.

 En promedio hubo cambios significativos en los niveles de todos los aspectos evaluados, y todos ellos fueron en la dirección esperada.

A través de las sesiones de flotación, la disminución de la tensión muscular y el dolor fue evidente. Para estas dos variables, los pacientes indicaron una reducción del 25% después de la primera sesión y una reducción total del 33% al cabo de las tres sesiones.

Un porcentaje de la muestra que completó todos los ensayos, tuvo una reducción media de tensión y dolor de 1,9 días al cabo de la primera sesión, 2,5 días luego de la segunda, y 3,2 días después de la tercera sesión de flotación. Esto quiere decir que mientras más sesiones se realizaron mayor tiempo se prolongaron los beneficios.

 30% menos de estrés
Los pacientes que realizaron la terapia informaron un descenso medio del 30% de sus niveles de estrés, medidos después de cada sesión de flotación

2,5  días de alivio del dolor
Es la duración media de alivio del dolor informada después de una sesión de flotación. Este tiempo parece aumentar al incrementarse el número de sesiones.

Preguntas frecuentes

terapia-de-flotacion_imagen_09

 

¿A qué temperatura está el agua?
La temperatura del agua oscila alrededor de los 37º, que es la misma temperatura a la que se encuentra la capa externa de la piel. Esto permite que el cuerpo no sienta frío ni calor y que durante la sesión se tenga la sensación de que el cuerpo se funde con el agua.

 

¿Qué son las sales de Epsom y por qué se utilizan?
Las sales Epsom están formadas por cristales de Sulfato de Magnesio hidratado. Son sales que se encuentran en forma natural en muchas aguas termales y que tienen la particularidad de ser muy suaves.

Se han utilizado durante siglos para tratar afecciones de la piel ya que no son irritantes y tienen efectos benéficos para ella. El Sulfato de Magnesio no
presenta toxicidad y no hace daño si es ingerido aunque esto último no es recomendable. Se utiliza por dos razones principales: en primer lugar porque aumentan la densidad y facilitan la flotación, y en segundo lugar por su efecto suavizante sobre la piel.

 

¿Qué hacer mientras se flota?
La flotación es una experiencia de relajación pasiva en la que el cuerpo
automáticamente se va relajando, no obstante, al despejar la mente se pueden
“dirigir” los pensamientos con el objeto de encontrar nuevas soluciones a problemas cotidianos o simplemente meditar.

 

¿Qué provoca la sensación de bienestar?
Diversos estudios científicos indican que las sesiones de flotación reducen el nivel de las sustancias tóxicas del cerebro provocadas por el estrés y aumentan la secreción de endorfinas que actúan como analgésicos naturales y provocan sensaciones de bienestar.

 

¿Hay suficiente aire dentro de la cabina?
Si, aunque la cabina esté cerrada queda suficiente espacio para permitir la circulación del aire en su interior. Además, el tanque cuenta con un sistema de ventilación que puede encenderse desde el interior y que permite una circulación extra de aire.

 

¿Y si tengo claustrofobia?
El flotario está diseñado para ser usado con la compuerta superior abierta o cerrada. El flotante además tiene el control de la misma desde el interior del tanque, a través de un panel secundario que también permite modificar los parámetros de iluminación y ventilación. En caso de emergencia, los compuestos ultraligeros de la compuerta permiten que esta se abra sin mayor esfuerzo con una sola mano.


¿Se cambia el agua después de cada sesión?
La solución del tanque es tratada y purificada después de cada sesión por una bomba de gran capacidad, conectada a un filtro especial que elimina todas las partículas contaminantes. A su vez, un generador especial inyecta ozono durante los ciclos de filtrado con el objeto de eliminar los posibles virus y bacterias. Como medida adicional, el agua de todo el circuito se cambia por completo en periodos regulares. Por último, al tratarse de una solución salina, esta constituye un ambiente estéril poco favorable para el desarrollo de bacterias.

 

¿Qué tipos de personas pueden usar la cabina?
Cualquier persona puede utilizar el tanque de flotación ya que su diseño ergonómico y su gran tamaño permiten la flotación tanto de niños como de personas mayores.

 

¿Pueden usar la cabina mujeres embarazadas?
Aunque siempre es recomendable consultar al médico antes de la flotación, mujeres embarazadas que han usado la cabina han tenido buenas experiencias debido al alivio que surge de disminuir la tensión acumulada en la espalda provocada por el peso del bebe.

¿Puedo darme la vuelta si me quedo dormido?
Darse vuelta es imposible debido a la gran densidad del agua, por lo que si el flotante lo desea, puede descansar en el tanque con total seguridad.

 

¿Puedo bañarme acompañado?
Sí, pero se debe tener en cuenta que el fin de la flotación es desconectarse del exterior y relajar el cuerpo, por lo que el tamaño del tanque está pensado para la comodidad de una persona.

CONSEJOS PARA EL FLOTANTE
Las sesiones de flotación duran por lo general entre 30 y 50 minutos pero siempre hay que considerar el tiempo que toma la ducha previa y la posterior a la flotación. También es recomendable, si es posible, tomar un breve masaje antes o después de la misma.

Durante la flotación debe evitarse el contacto del agua con los ojos. Si esto ocurre es preferible que el usuario salga del tanque, se dé una ducha ligera y luego continúe.
En algunos casos se puede utilizar un rociador con agua limpia para eliminar la sal depositada en el rostro sin la necesidad de abandonar el tanque. De todas maneras, para que nada de todo esto suceda, basta con introducirse en el flotario con tranquilidad y evitando movimientos bruscos.

Los 9 Puntos

Las investigaciones actuales disponen de datos suficientes para establecer una teoría inicial, formulada en nueve puntos:

1- Paradójicamente, el primer elemento explicativo del “efecto del tanque” no se relaciona  con los inputs sensoriales, sino con la gravedad. Para gozar de los beneficios de la falta de gravedad no se necesita ser cosmonauta: bastan 25cm de agua salada. El 90% de la actividad de nuestro sistema nervioso central tiene por único objeto mantenernos en pie y luchar contra la ley de gravedad, para calcular, segundo a segundo, como equilibrar los millares de gestos y millones de subgestos que hacemos sin darnos cuenta. Algunos médicos  sostienen que la gravedades la fuente principal de nuestros dolores y enfermedades, desde el dolor de espalda hasta la incapacidad reproductiva de las células envejecidas. Todo esto se acaba no bien flotamos en un tanque. La mayoría de nuestros músculos se relajan por primera vez en la vida y tenemos a nuestra disposición la parte fundamental de ese 90% de energía normalmente dedicada a luchar contra la gravedad. Entonces, suceden muchísimas cosas.

2- Por de pronto, el cerebro se coloca espontáneamente en la onda theta. Normalmente, en estado de vigilia, se halla en la onda beta. En cuanto el sujeto se acuesta y distiende, su cerebro funciona a un ritmo más lento, en la onda alfa; si se sumergen la meditación, pasa a la onda theta. Un individuo común, no entrenado, se duerme no bien pasa a esta onda. Para permanecer en ella sin dormirse hay que estar ejercitado en la meditación; así lo demostraron los doctores Akira Kasamatsu y Tomio Hirai,  aplicando electrodos en el cráneo de avezados meditadores. El tanque nos permite alcanzar ese estado en cinco minutos. No digo con esto que permita adquirir la sabiduría de los ancianos monjes, sino que el tanque elimina una de las grandes dificultades que ellos han debido vencer durante siglo: para ponerme en onda theta y permanecer despierto, me basto flotar en el tanque.

La onda theta es muy interesante, porque posibilita el acceso a las imágenes más fuertes del espíritu: las de la creación y la intuición pura, las que nutren a los grandes sabios, artistas y visionarios. Al “sintonizarse” en esta frecuencia, algunos individuos so olvidan literalmente de su cuerpo y emprenden exploraciones fantásticas por su océano interior.

3- El tercer fenómeno característico producido por el tanque es la re armonización de los dos hemisferios cerebrales.

Como es sabido, la neocorteza izquierda, analítica, racional y verbal, domina toda la vida social e intelectual de las sociedades occidentales, en detrimento de la neocorteza  derecha, intuitiva, imaginativa (que funciona por imágenes y no por palabras) y propensa a las visiones globales. Desde hace 15 años, se prueban diversas técnicas para  tratar de remediar la peligrosa dictadura del hemisferio izquierdo. Dentro del tanque, el emparejamiento parece automático. Este ha sido uno de los puntos fuertes tratados en la Primera Conferencia Internacional de REST y Autorregulación, celebrada en Denver en 1983. REST es la sigla de “restricted environmental stimulation therapy” (terapia de estímulos ambientales restringidos); así se denomina ahora el “aislamiento sensorial”. El profesor Thomas Budzyanski, de la Universidad de Colorado, afirma: “En el tanque, el hemisferio derecho surge de entre las sombras, lanzando un hurra”. Sus encefalogramas indican una aparente reconciliación de los hemisferios, que vibran paralelamente, sincronizados.

4- El siguiente fenómeno está muy vinculado  al anterior: cuando el hemisferio izquierdo deja de tiranizar al derecho, obligandolo a traducir sus visiones a palabras, se produce otro reequilibrio, mucho más profundo, entre el cerebro reptiliano (sede de los instintos), el cerebro de mamífero arcaico (sede de las emociones) y la neocorteza (sede de la conciencia).

Por razones aun ignoradas, las pasarelas entre los tres cerebros se deterioraron en el transcurso de nuestra evolución, obligándolos a funcionar de manera casi independiente. A menudo, esto es trágico. Es como si tuviéramos en la cabeza un cocodrilo, un caballo y un duende que nunca se pueden entender entre sí, especialmente porque el duende establece leyes morales incomprensibles para el cocodrilo y el caballo y, además, les plantea una exigencia imposible y cruel: que sepan expresarse con palabras. Resultando: todos somos esquizoides. Rara vez el cocodrilo, el caballo y el duende marchan de acuerdo, sin plantearse interrogantes, Los grandes deportistas, artistas o místicos conocen estos momentos: los llaman “éxtasis”.

¿Cómo puede el tanque de flotación ayudaros a conocer esos estados? El cerebro reptiliano gobierna nuestra atención y filtra a su antojo las informaciones internas o externas que se dirigen hacia la conciencia; si no lo hiciese, enloqueceríamos en 30 segundos. Cuando un individuo flota en el tanque, casi no recibe información externa. Por lo tanto, el “cocodrilo” modifica enseguida sus pautas selectivas y deja entrar en la conciencia muchas informaciones interiores hasta entonces censuradas. Resultado: tomamos conciencia de un sinnúmero de procesos internos, como la respiración, los latidos del corazón, la circulación arterial, etc. Con un poco de adiestramiento, podemos percibir la más leve palpitación o secreción. En  otras palabras: el duende se digna interesarse por los imperativos del cocodrilo.

De inmediato, el cerebro intermedio (el caballo) emprende un operático de pacificación general. Aquí entra en juego el indudable mago de toda esta historia, el alquimista genial: el hipotálamo. El transforma, en buena medida, nuestros estados de ánimo en neurotransmisores u hormonas, o sea, en sustancias químicas. Del mismo modo que el tanque reconcilia momentáneamente el cerebro reptiliano con la neocorteza, el hipotálamo inhibe la secreción de todas las sustancias estresante, como la adrenalina o la norepinefrina, favoreciendo en cambio la difusión de sustancias euforizantes o anestesiantes, como las endorfinas. Se obtienen así las condiciones químicas del éxtasis.

5- Al no estar sometido al bombardeo incesante de las sensaciones exteriores, el organismo se mantiene por fin en una homeostasis estable, o sea, en un equilibrio químico global. Esto es rarísimo y le infunde un entusiasmo inmenso.

6- Al mismo tiempo, esta situación le trae a la memoria un recuerdo muy lejano y profundo: ¿Cuándo floto así, en un líquido tibio, en plena oscuridad, con una buena dosis de endorfinas en la sangre? ¡En el vientre de su madre! Este recuerdo aumenta su bienestar de modo más o menos consiente.

7- Quizás sea un recuerdo mucho más antiguo todavía… El biólogo Alistair Hardy y la antropóloga Elaine Morgan aseveran que nuestros antepasados fueron, en algún momento, simios acuáticos y que tal vez por eso somos imberbes. El tanque nos remontaría hasta esa época. Ken Russell debió pensar en esta hipótesis cuando filmo Estados Alterados, pues, si bien el protagonista era John Lilly, se trataba de un Lilly “a lo Edgar Poe”: al salir de su tanque, se transformaba en feriz hombre-simio, obsesionado por la idea de devorar gacelas crudas. Aunque la película se apartaba bastante de la realidad del tanque de flotación, contribuyo mucho a darlo a conocer en el mundo entero.

8- Una vuelta al cuarto punto: a la posibilidad de que lleguen a la conciencia muchas informaciones internas del organismo que suelen pasar inadvertidos. De pronto, el individuo puede ejercer un influjo voluntario sobre procesos que, en teoría, son absolutamente inconscientes. Si supiéramos organizar esta influencia, toda la medicina se vería afectada: podríamos intervenir con nuestra voluntad en tal o cual órgano enfermo para curarlo, o impulsar el desarrollo de determinado musculo… (Aquí, el hipotálamo desempeñaría el papel de traductor psico-quimico ya mencionado). Un tal doctor Coue dijo lo mismo hace casi un siglo y se burlaron de él. Con el advenimiento de la psico-neuro-inmunologìa, como la denominaban algunos, tal vez haya llegado la hora de su desquite.

9- El hecho de que el tanque posibilite tantos juegos psíquicos y físicos se explica en buena medida porque favorece la visualización interior. Cuando flotamos, nuestras imágenes mentales adquieren tal claridad y nitidez, que se diría que tenemos un televisor en la cabeza. Ahora bien, para llevar a cabo una acción, nada es tan importante como saber visualizar de antemano su desarrollo y resultado. Por tal razón, algunos equipos deportivos norteamericanos (sobre todo de beisbol) recurren al tanque: cada jugador debe ejercitarse en visualizar la victoria, antes de cada partido. Debe verse a sí mismo marcando un tanto y, mejor aún, verse aclamado y saludado. Se ha demostrado que los equipos cuyos jugadores saben visualizar anticipadamente estas imágenes tienen muchas más probabilidades de ganar. ¿Acaso el arquero Zen no procura lograr esto desde hace siglos? Al término de su aprendizaje, ni siquiera mira el blanco, sino que cierra los ojos y concentra el pensamiento en su imagen

INFO DE CONTACTO 27 de Abril 370 6C, Torre Angela. Teléfonos: +54 351 4255105 - +549 0351 153913654 Córdoba, Argentina

3 + 5 =

Oficina

Miembro de